Iñaki Urdangarin

Iñaki Urdangarin: cómo pillaron al exduque siendo infiel

La exclusiva sobre el ex de la infanta Cristina tiene más de una arista.
sábado, 14 de mayo de 2022 · 06:30

Cuando Lecturas publicó las fotografías de Iñaki Urdangarin con otra mujer, el mundo de la infanta Cristina se vino abajo. Luego de un sonado el escándalo y un proceso de divorcio que aún no ha sido cerrado, el exduque rehizo su vida y la infanta está abocada a sus hijos y compromisos laborales.

Sin embargo, las circunstancias en las que surgieron las fotografías del escándalo fueron poco sonadas. ¿Fue Ainhoa parte de la filtración? ¿Investigadores privados? ¿Quién estuvo detrás de las imágenes que hicieron trizas un matrimonio que parecía indestructible?

Hay una historia detrás de las fotos que arruinaron a la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin.

Se habló de una filtración intencionada, primero por parte del exduque y luego de Ainhoa, en miras de acelerar la separación que el caso Nóos pudo concretar. Por otro lado, también se especuló con la posibilidad de que la misma infanta Cristina hubiese enviado un investigador privado para averiguar qué pasaba con su esposo. 

Sin embargo, la verdadera historia es mucho más casual, pero no menos interesante. 

Catastrófica coincidencia

La historia comienza con un aficionado de la fotografía francés que se encontraba en Bidart para disfrutar de su pasatiempo. En medio de su viaje, se cruzó con Iñaki Urdangarin y Ainhoa caminando de la mano y al principio pensó que se trataba de un familiar de Iñaki. Sin embargo, los fotografió discretamente, y en un momento la pareja se percató de esto.

Iñaki Urdangarin fue descubierto por casualidad.

Tan pronto se dieron cuenta de que estaban siendo fotografiados, Iñaki Urdangarin y Ainhoa continuaron su caminata manteniendo una prudente distancia, muy distinto a cómo venían paseando un poco antes, y allí el fotógrafo descubrió que se trataba de todo menos de una situación familiar.

Con las pruebas de la peor traición en mano, el fotógrafo aficionado acudió a los medios de España, pidiendo 50 mil euros por ellas, cifra que le fue negada. Acto seguido, se puso en contacto con Revista Lecturas, quienes terminaron adquiriendo las imágenes por una suma bastante menor.

La publicación de las imágenes en Lecturas terminó de destruir el matrimonio de los exduques.

Antes de acordar la publicación, hubo firmas de acuerdos de confidencialidad entre los medios que negociaron con el fotógrafo, a sabiendas del poder destructivo de la primicia. La historia del descubrimiento de una infidelidad que databa de meses fue un golpe durísimo para la infanta Cristina y la Familia Real, que tiene un recuento funesto de este tipo de situaciones.

 

 

Otras Noticias