Lunes 22 de Enero de  2024 // 03:49 hs
MONEDAS

Estas monedas de pesetas pueden hacerte millonario en un abrir y cerrar de ojos

¡Fíjate si las tienes!

Escrito en FAMOSOS el

El coleccionismo de monedas y pesetas ha demostrado ser un pasatiempo perdurable que continúa atrayendo a entusiastas de todas las edades. La numismática va más allá de una simple compra y venta, convirtiéndose en una ventana al pasado y una forma de conectar con la historia y con la cultura de diferentes regiones del mundo.

En los últimos años, el mercado de coleccionismo de monedas ha experimentado un auge significativo, con precios que aumentan debido a la creciente demanda. Los numismáticos buscan constantemente adquirir piezas únicas y raras para ampliar sus colecciones, entre las que se encuentran las pesetas.

Hazte millonario vendiendo monedas y pesetas antiguas. (Instagram)

Las pesetas se han convertido en pequeños tesoros que cuentan historias de imperios antiguos, revoluciones políticas o eventos importantes, por lo que es gracias a este valor histórico que los aficionados a la numismática están dispuestos a pagar altos precios por estos ejemplares.

Este es el caso de las monedas de cien pesetas de 1870, que fueron acuñadas durante el Gobierno provisional de España tras la caída de Isabel II. Estas piezas tienen el increíble precio de 250 mil euros, convirtiéndolas en una de las piezas más caras de la numismática.

Estas pesetas antiguas tienen el increíble precio de 250 mil euros

Las pesetas pueden hacerte ganar un dineral. (Instagram)

Sólo hay doce en el mundo

Según el portal Coleccionistas de Monedas, estos ejemplares tienen un precio muy elevado debido a que hay muy pocos existentes: "Son pesetas tan raras que solo se conocen 12 de ellas. Solo 6 ejemplares están en manos privadas, mientras que las otras 6 están en la colección de la Fábrica de Moneda y Timbre de España (FNMT)".

La moneda de cien pesetas de 1870 vale 250 mil euros. (Instagram)

Cabe destacar que su rareza no es lo único que define el valor de las monedas, sino que también existen otros factores importantes como su año de fabricación, su contexto histórico, su estado de conservación y si posee o no algún error de acuñación, siendo esto último lo que puede multiplicar el valor original de la pieza.